Recordando a George Harrison

George Harrison (1943-2001)

GeorgeHarrison-01

GeorgeHarrison-01

El Beatle Místico, como muchos lo llamaban, derivado de su cercanía con la cultura indú, que se acentuó tras la visita al Maharishi Mahesh Yogui, dejó este mundo material un 29 de noviembre de 2001, tras librar una cruel batalla contra el cáncer.

George no solo tuvo la oportunidad de pertenecer a la banda de rock más importante de la historia, tuvo la fortuna de contar con una gran mujer que lo amaba más que a nadie, y que le salvo la vida poniendo en riesgo la suya propia durante el ataque de un maniático que se introdujo en su hogar en 1999, para cumplir la “misión” de terminar con su existencia.

A sus escasos 58 años George nos dejo, no sin antes cambiar el rumbo de la música. Algunos dicen que su genialidad vio la luz con el Revolver. Otros dicen que George simplemente maduró su estilo junto con el resto de los Beatles.

Yo creo que si, por que si esta grabación del 61 (única composición de Harrison-Lennon), y la siguiente del 62 para la Decca no es genialidad, entonces no sé como llamarlo:

Y ese fue solo el comienzo, pues lograba en el público gran simpatía a pesar de que era tímido en los escenarios y que no había compuesto canciones para el grupo (aún no componia Don’t bother me). John y Paul querían que los cuatro participaran como vocalistas de algunas canciones en los discos. Así que John le dio esta gran balada donde George hace gala de su característica voz:

Ya para 1965 tenía dominado a la perfección el arte de hacer buenas canciones, con una estructura completa y contando toda una historia en su letra. De la melodía ni hablamos. Cualquiera hace clik con esta canción:

Y si de experimentar se trata, George se pintaba solo. Introdujo el uso del sitar en la música popular, en la canción Bosque Noruego de 1965, y para el revolver nos sorprendió con esta composición que dejaba ver hacia donde iba George tanto en lo creativo como en lo espiritual.

En 1968, durante la creación del Álbum Blanco, George dio una muestra de humildad al invitar a su amigo Eric Clapton a participar en lo que sería su obra maestra (hasta entonces) con Los Beatles: Mientras llora mi guitarra. No fue una simple participación lo dejó interpretar uno de los solos de guitarra más recordados de canción alguna de Los Beatles, con lo que demostraba que de verdad estaba harto del egoísmo de las personas.

Y para el último disco de Los Beatles, el Abbey Road, sacó todo su talento nos dejó dos obras de arte: La inspiradora Here comes the sun, y la romantica Something:

Vea también:

About admin